Café Racer, más que una moda – Motos

By | 25 marzo, 2014

Entre los amantes de las motos encontramos diferentes gustos, aquellos que aman la velocidad y buscan una moto de pista, los que disfrutan la vida en cualquier camino y buscan las motos On-Off (todoterreno en criollo), los que prefieren viajar y prefieren una moto de turismo, también los más extremos que prefieren motos con tacos para disfrutar en un circuito o meterlas en el peor de los lugares. Por fuera de estas preferencias y ganando cada vez más terreno aparecen aquellos que disfrutan modificar sus motos y crear una moto única e irrepetible, una Café Racer…

Que es una Café Racer

El Café Racer es un estilo de motociclismo que se hizo popular en el Reino Unido en los años 1950. Los “Rockers” personalizaban sus motos con carenados pequeños, modificaciones en chasis y pedalines, caños de escape, colines y bajaban el peso de sus máquinas, quitando todo aquello que no fuera necesario y poniendo especial énfasis en la velocidad y agilidad, dejando de lado la comodidad de la moto.

Por esos años, Europa buscaba recuperarse de lo que había dejado la Segunda Guerra Mundial. Al cancelarse el racionamiento de combustible en Inglaterra, los jóvenes que entonces no ganaban lo suficiente como para comprar motos nuevas y menos con muchos centímetros cúbicos. Podían acceder a motos usadas y poco “racer”, pero ya tenían como trasladarse. Fue entonces cuando empezaron a meterle manos y crear motos veloces y también peligrosas. Con el tiempo fueron perfeccionándose hasta conseguir algunas motos legendarias. Las Triton.

Los motores de 500 cc que portaban las Norton eran usados para impulsar coches prototipos populares entonces. La fabrica no vendían los motores sueltos por lo que quien quería armarse proyecto de coche, tenía que comprar una moto y desechar todo menos su motor. Aquí es donde empiezan a usarse esos chasis que eran los mejores, con motores de Triumph 650 (poco menos de 50 CV). Nacen las TRITON (TRIumph + NorTON).

En esa época se buscaban motos rápidas para ir de café en café (aquí seria de boliche en boliche). El mito urbano cuenta que el nombre nació al unir las cafeterías (café) que frecuentaban con las carreras (racer) que hacían entre cada local y duraban un suspiro. En síntesis eran motos normales que los dueños modificaban buscando mejorar sus prestaciones. Se colocaban manillares más chicos y bajos que junto a unos pedalines mas retrasados permitían posiciones más aerodinámicas. Tanques más grandes y asientos individuales completaban la faena. Aquello que fuera innecesario se sacaba sin pensarlo demasiado.

Todo esto no pasaba desapercibido para los fabricantes de motos tanto británicos como del resto de Europa, que decidieron aprovechar al máximo el movimiento económico que se generaba desde los cafés. Empezaron a fabricar motos muy potentes y ruidosas, que al hacerse en serie llegaron a ser tan buenas que no merecían ser muy “toqueteadas”.

Obviamente un movimiento como el de los Rockers y sus Café Racer no podía desaparecer, pero si quedar en un plano menos visible. Cuando las marcas volvieron a sacar motos más clásicas, es que empezó a resurgir este estilo Café.

Hoy en día no se busca crear motos con superprestaciones pero si motos con estéticas únicas, estéticas que salen de las mentes de sus dueños y tratando de mantener viva la esencia de aquellos muchachos rebeldes.

Aqui les dejo la pagina de nuestro amigo Fede Ruiz que desde Madrid hace un trabajo para admirar http://www.caferacerobsession.com/moto/black-trade/#  y también aprovechamos para agradecer los permisos para publicar sus fotos.

Guillermo Del Porto para Blogleo.com.ar

Deja un comentario